Por: @Frankinbv

Bajo la curaduría de Lucrecia Piedrahíta, y hasta el próximo viernes 25 de mayo, El Museo el Castillo de la ciudad de Medellín es el espacio para apreciar Wunderkammer. -La Cámara del Príncipe-, una muestra de más de 100 artistas, que se presenta como una colección atemporal que busca abarcar campos artísticos tan variados, como complementarios, que responden a la fotografía, la pintura, la maquetación arquitectónica, el dibujo a mano, el dibujo digital, la escultura y el video, exponiendo como manifiesto un cuestionamiento sobre el dinamismo que surge al traslapar el humano con los diferentes entornos en los cuales se desenvuelve, traduciéndose en el arte, la vida y la arquitectura.

Al ingresar a la sala, siguiendo el orden natural de la visión, la mirada se encuentra con fotografías de Manuel Villa, seguidas por la Columna Tejida de Huesos de la Suerte de Luz ángela Lizarazo; se presenta después un espacio que puede llevar a la confusión: piezas tan diversas que no siguen una línea argumental, y es que la intención de la muestra es convertirse en un espacio en el que se acumulan manifestaciones de los artistas, cada uno exponiendo la realidad desde su concepto, jugando con los sentidos del espectador que lleva a cuestionar la relación que tiene el hombre con lo que lo rodea.

Madera, resina, poliestireno y metal son solo algunos de los materiales presentes en La Cámara del Príncipe, sin dejar de lado a aquél que a tantos bocetos ha permitido cobrar vida, el papel.

Wunderkammer invita entonces a dejar de lado aquellos preceptos que precisamos sobre la realidad, y ver la misma con ojos diferentes, y es que quizás no es irreal, es más bien una existencia que se sale de las leyes instauradas por una sociedad que obliga a aceptar una materialidad que parte del olvido de aquello que no es convencional.