#Colombiamoda 2018: Día 3

El último día de la feria lo inició Non Stop: 3, una pasarela compartida entre BAHÍA MARÍA Swimwear e INÉS BELLOREZ. Trajes de baño y complementos para los mismos; como detalle principal: moños y drapeados estampados. Prosiguió un conjunto de prendas que, a pesar de no contar con la época en nuestro país, se veían ideales para llevar durante el otoño: tonalidades opacas, pastel y tierra, adornadas con estampados en pequeños detalles que hacían resaltar aún más la prenda.

RELIGARE nació en españa, pero se crió en Colombia, y esto último se puedo apreciar en la última colección que presentó en la pasarela de FUCSIA – Finesse. Fique, algodón; fibras que parecían volar con el viento, ideales para un país donde predominan las temperaturas cálidas.

La pasarela DISEÑO + EMPRENDIMIENTO la protagonizó el grupo de estudiantes de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB); 11 estudiantes y 10 colecciones que buscan generar liberación a partir de la aceptación de nosotros mismos. Próximamente un artículo dedicado a este grupo de jóvenes y a los estudiantes de la Colegiatura Colombiana.

LAURA APARICIO es una de las sorpresas de esta feria, y es que a pesar de ser una diseñadora emergente en Colombia ya ha logrado conquistar el público en el exterior. Esta vez, de la mano de INFASHION – PAYLESS, presentó una colección elegante, de siluetas y líneas masculinas que ha logrado convertir en algo más femenino.

El tono divertido de la noche lo puso ISABEL CAVIEDES con una colección que surge a partir de una colaboración con DISNEY – URBAN CITIZENS; prendas inspiradas en la pareja favorita de todos: Mickey y Minnie Mouse; todo con el toque moderno que requiere una muestra comercial.

Por otro lado, JUAN Colombia le puso el tono oscuro a las pasarelas del día con una colección llamada Don Juan, y la que acompañó con tracks de Marilyn Manson y Rock & Roll al más puro estilo que siempre ha tenido la marca.

CAMILO ÁLVAREZ constrastó la anterior presentación con la siguiente pasarela: Chevrolet Fashion Night by Camilo Álvarez; la última de la feria. Inició con un diálogo distorsionado que por un momento el público pensó que era un problema de sonido, pero fue algo intencional que funcionó a modo de intro para una serie de prendas en las que predominó el color blanco.

El cierre estuvo a cargo de El Sonido del Viento, por ISABEL HENAO. Una colección inspirada en el oriente, en la que predominaron los colores blanco, crema, azul y perlados, que pigmentaban la seda y el satín. Una línea ideal para la velada, para finalizar la feria en una noche de jueves.