Alianzas y cooperación:

Así responden los diseñadores colombianos ante la crisis

El pasado mes de abril representó uno de los pronósticos más desalentadores de los últimos años para la industria textil colombiana debido a las medidas establecidas para evitar la propagación del SARS Covid-19: producciones paradas, ventas aplazadas y políticas tributarias. Esto acompañado de una industria que ya venía afectada por el contrabando, y adicional, al surgimiento de una mentalidad general del consumidor con la intención de reducir el gasto en moda disparó las alarmas.

Por: @Frankinbv

Pero pronósticos son pronósticos, y estos no están escritos sobre piedra, y dicha industria, a través de los años, ha demostrado que a pesar de las crisis que ha atravesado, continúa siendo una de las más importantes del país, y hoy, además de la calidad de sus productos y precios competitivos, lo sigue siendo por su resiliencia y solidaridad de aquellos que la componen.

Los informes de la industria textil de Colombia arrojan que se produce anualmente un aproximado de 800 metros cuadrados de tejidos de algodón, poliéster, nylon, viscosa, y lana, así como también de sarga, de satín, popelina y de mezclas de poliéster, entre otros. Además de los anteriormente mencionados, la industria textil colombiana se dedica a la manufactura y confección de prendas para el uso local y para la exportación, como jeans, pantalones, ropa de cama, ropa interior, camisetas, vestidos y más.

La edición número 32 de Colombiatex cerró este año con expectativas de negocio por US$753 millones.

Dentro de este grupo de productores se encuentra a su vez uno más reducido, representado por nombres que suenan fuerte en las ferias de moda del país y en diferentes espacios a nivel internacional por su talento, su calidad, y por la capacidad de involucrar en sus líneas productivas a diferentes comunidades y técnicos artesanales. Comprometidos con sus raíces y con el objetivo de preservar el arte ancestral colombiano: El diseño independiente, el cual ha puesto el ojo de los expertos de moda del mundo sobre el territorio.

El diseño de autor, un pequeño engranaje de una gran cadena de valor

El diseño independiente en Colombia representa una pequeña gran familia que ha venido cobrando mucha importancia en los últimos tiempos: diseñadores, confeccionistas y agentes comerciales. Actualmente afectados debido a la reducción del gasto en moda de las personas, además, las grandes ferias y eventos que representan un alto porcentaje de ingresos, han sido pospuestos, y en la mayoría de los casos, cancelados. 

Lo que hasta hace unos años se pensaba que afectaba únicamente a un segmento reducido de trabajadores, hoy afecta a una porción mucho más amplia. “Fotógrafos, stylists, modelos. No podemos ofrecerles nada de trabajo en este momento, esto golpea mucho a la economía de nosotros”, dice Ana Lucía Bermúdez, directora creativa de la marca homónima, quien hace énfasis en que de este sistema, luego de finalizar la prenda, dependen muchos actores más.

 

No podemos ofrecerles nada de trabajo en este momento, esto golpea mucho a la economía de nosotros

Los principales retos

“No estábamos preparados, no teníamos una plataforma lista. Todo está pasando a apoyarse en lo digital, y nos cogió por sorpresa”, confió al medio Andrea Landa, diseñadora de modas y creadora de la marca de su mismo nombre, agregando que es importante encontrar nuevas formas de relacionarse con los clientes, ya que debido a las medidas actualmente establecidas para la prevención del Covid-19, se hace más complejo establecer contacto directo con ellos. Esto es reafirmado por Verónica Franco de Tigre de Salón, quien considera que el golpe aún no es tan fuerte para las marcas que contaban anteriormente con una plataforma de ecommerce, que a pesar de no generar las mismas ventas de una tienda física, ayuda a continuar llegando a muchos mercados. Y aunque ya se cuente con dicha plataforma, las nuevas tendencias de vestuario tipo loungewear, de protección y para el hogar, llevan a modificar toda una línea productiva, lo cual requiere de tiempo.

“Históricamente la industria de la moda ha tenido que entrar en estas épocas de reinvención”, dice Leonor Hoyos, Directora de Línea de Conexión de Inexmoda, “Es la oportunidad para aclarar la estrategia, comunicar el valor distintivo, esa esencia con la que se creó, se entregó y capturó valor para mantener los lazos con el cliente, pues pasamos de la era del volúmen a la era del valor, y el consumidor empieza a valorar el trabajo, lo único, lo que significa esa pieza a partir de toda la cadena y la responsabilidad con cada uno de los actores que intervienen en ella.”

Los colectivos como respuesta

Las mayores barreras y desafíos que enfrentan las compañías para lograr una transformación digital exitosa son: presupuesto (59,2%), falta de cultura (57,1%), desconocimiento (55,4%), y falta de un modelo de negocio claro (36,5%), entre otras. Contó el empresario Fabián Hernández, presidente CEO de Telefónica Movistar, en una entrevista al medio el Espectador el pasado 28 de marzo.

Los colectivos, se han convertido en la respuesta para algunas de las cuestiones que venían afectando el diseño independiente colombiano, y que hoy la actual situación ha convertido en una oportunidad para la venta y comunicación de las marcas. Es el caso de PAL (Proyecto de Apoyo Local), Colectivo Épico, Treasure Collector de Onda de Mar, entre otros, los cuales buscan ayudar a reducir el impacto que conlleva cerrar tiendas presenciales y no contar con una plataforma digital.

PAL o Proyecto de Apoyo Local surgió de una conversación entre colegas y amigos, quienes aprovecharon la actual situación para agremiar, dinamizar y generar visibilidad, a la vez que solventar dificultades económicas, contando con una única plataforma para la promoción de sus piezas, y buscando generar ventas cruzadas y redirigir compradores hacia otros diseñadores. Andrea Landa, Andrés Pajón, Camilo Álvarez, MAZ y Religare, son algunas de las marcas que hacen parte de este colectivo. El atractivo principal parte de la posibilidad de adquirir 2 piezas de diferentes diseñadores con un 15% de descuento, o 3 piezas con un 30%.

Colectivo Épico, por otro lado, con el apoyo de Mincomercio, Innpulsa, Inexmoda, Avemaría, Mercado Pago, Aguamanil y Tres Diseño, nace como un Marketplace colaborativo del sector de la moda, sin propietario y sin ánimo de lucro, con el fin de incentivar la comercialización de bonos que beneficiará el flujo de efectivo para las empresa y así poder sortear sus costos fijos, nóminas y minimizar el impacto económico de la situación actual. 

Y como una opción donde una marca grande presenta su plataforma digital como espacio para exponer el diseño independiente está Treasure Collector de Onda de Mar. Este proyecto inició en febrero con el objetivo de potencializar marcas de diseño colombiano y tenerlas presentes en las tiendas físicas y en la página web para que los conocieran a través del público de Onda de Mar. Debido a la situación actual surge la oportunidad de expandir Treasure Collector y adaptarlo a los nuevos tiempos para que las marcas se ayuden entre sí en un mismo marketplace, ahora con un catálogo más amplio, siendo el principal foco los productos que sean aptos para todas las actividades que están teniendo lugar desde la comodidad del hogar.

Luego de la primera edicición Treasure Collector se expande para presentar un catálogo más amplio de diseñador.

Martha Calad, anterior Directora del Laboratorio de Moda y Económico de Inexmoda, considera que las asociaciones y los proyectos colectivos serán muy valorados, pues estas uniones darán nuevas posibilidades para llegar al mercado tanto local como internacional, generando mayor visibilidad y promoción de las marcas.

El sector salud como respuesta ante la baja demanda

La falta de abastecimiento de equipo en el sector salud representa una de las principales preocupaciones en la actualidad, y en los últimos días varios diseñadores y marcas colombianas han venido sumándose para ayudar. Es el caso del diseñador Camilo Álvarez, que a principios de abril, reunió recursos a través de donativos y decidió retomar producción para fabricar tapabocas que posteriormente fueron entregados al hospital de Prado Centro, al Pablo Tobón Uribe en Medellín, y a otros sectores de la ciudad, y junto a Andrea Landa han podido enviar equipamento a Tumaco, con miras a hacer envíos a Nuquí en el Pacífico y a Cocorná en los próximos días.

Felipe Cartagena y Andrés Pajón, de igual modo se unieron a la iniciativa, y por petición de algunos hospitales, hace unas semanas iniciaron con la producción de trajes biomédicos. Kloset Store, Verdi Design, Pink Filosofy y Ana Lucía Bermúdez, son también algunos de los diseñadores que de una u otra forma han encontrado la manera de ayudar, supliendo de materiales, mascarillas, tapabocas, trajes antifluidos y demás, al inicio como donativos, luego convirtiéndose en otro modo de ingreso.

De regreso a la historia que hay detrás. A la solidaridad

Hoy nos encontramos ante una situación que obligará a adelantar en pocos meses avances que se tenían presupuestados para los próximos años.

¿En qué deberíamos estar invirtiendo en este momento? ¿Cómo estoy influenciando a mi círculo inmediato? Son algunas de las preguntas que nos hicimos en el anterior artículo publicado en la plataforma, y que quizás esta lectura ofrezca algunas de las respuestas, y es que la pandemia actual ha llevado a cuestionar a las personas en cuanto a hábitos de consumo, ha generado conciencia, y ha llevado a comprender que la evolución más importante no ocurrirá en el campo de la tecnología. Es cierto que en el tiempo venidero existirá distanciamiento social, pero hoy el diseño colombiano y los diferentes actores que lo componen demuestran que ya no existe competencia, solo un grupo de colaboradores que buscan sobrevivir y ayudar, que el camino es unir fuerzas y trabajar en conjunto para salir adelante, y esto sin duda, se convertirá en el diferencial. 

La industria textil ha pasado por diversas crisis, y este capítulo probablemente será recordado como un nudo más en una historia que está lejos de llegar a su desenlace final.